5 consejos para ahorrar dinero en entradas de cine

ahorrar dinero en entradas de cine

Muchas veces los precios de las entradas de cine superar los 10 euros por persona y a veces no es fácil conseguir descuentos para los pases. Por lo que he querido dejar en este post 5 consejos para ahorrar dinero en entradas de cine y ayudarte a disfrutar de los nuevos estrenos al mejor precio sin vaciar tu bolsillo. Ahora ahorrar dinero en entradas de cine es más fasil, solo tienes que entrar en la página web con los promociones, te dejo el enlace de mi página favorita – https://www.mascupon.com.mx/tiendas/cupon-walmart/.

Sé Flexible

Muchos cines ofrecen entradas de películas de descuento por las mañanas, por lo general el primer espectáculo del día o, a veces, todos los espectáculos hasta las 5 p.m. o 6 p.m. durante la semana. Los precios de los boletos también varían de una cadena de cines a la siguiente y entre diferentes cines de la misma cadena o cadenas hermanas de propiedad corporativa.

Únete al Club

Algunos cines tienen programas de recompensas que ofrecen ofertas en entradas de cine y otras ventajas para que los clientes repitan.

El crédito puede ser utilizado en la taquilla o en cualquier otro stand, dando a esos clientes un descuento en lo que compren. Los miembros también obtienen actualizaciones gratuitas de tamaño en palomitas de maíz y bebidas y no pagan honorarios por comprar boletos de películas en línea o también pueden obtener códigos descuento para comprar tus entradas más baratas.

Omitir los efectos 3D

Mientras que algunas películas se crean con efectos 3D, otras se disparan en 2-D y tienen sus pop-outs añadidos más tarde en el proceso de producción. Los cineastas Steven Spielberg y Peter Jackson, hablando en un panel en Comic-Con International en San Diego, sugirieron que no todas esas películas valían la pena los boletos de precio premium, según informes de noticias. Los espectadores pueden ahorrar al menos unos cuantos dólares por boleto viendo las mismas películas pero sin los efectos. Ver el cine con los efectos 3D es como viajar, pero el cine no te permite sentir. A mi me encanta viajar,  por eso intenté buscar las paginas que se ofrecen los descuentos. Recientamente he encontrado una tienda de MasCupon con los promociones y he ahorado bastante mucho dinero. Aquí pongo unas tiendas recomendadas: https://www.maiscupao.pt/lojas/codigo-promocional-edreams/ y https://www.mascupon.es/tiendas/codigo-promocional-hofmann/.

Coger una proyección

Algunos teatros muestran las próximas películas para previsualizar el público antes del lanzamiento general con fines de investigación o promoción, especialmente en las grandes ciudades. El descubrimiento de estas proyecciones lleva a cabo algunas investigaciones, pero el esfuerzo puede pagar en películas gratis.

El secreto para averiguar sobre estos eventos es la firma de alertas por correo electrónico y boletines de noticias de cadenas de teatro locales, periódicos y sitios web de eventos.

Pregunta por los descuentos

Muchos cines ofrecen boletos de ganga a las personas mayores, y “senior” no siempre significa 65 años de edad o más.

Los boletos de la película de los niños también se venden a menudo con un descuento, y otra vez la gama de edad puede variar. Echa un vistazo a los detalles en la taquilla y busca algún cupón descuento para comprar tu entrada online.

“Boyhood”: Un rodaje de doce años

rodaje de doce años

Richard Linklater es un desastre diciendo adiós. El realizador tejano no ha dejado de colaborar con Ethan Hawke (no en vano hasta cofirma los guiones de su trilogía Antes de… junto con Julie Delpy).

Con Jack Black ha trabajado en un par de ocasiones, y Linklater fue quien puso a Matthew McConaughey en el mapa cinematográfico con un par de películas al inicio de sus carreras. Sin embargo, es su último trabajo, Boyhood, el que parece un brindis de despedida de este ecléctico director de 54 años. “Será mi último filme pero es el que los precede a todos, a muchos, a tantos…”, divaga llevado por la emoción. “Todavía no he aceptado que se acabó. Ha sido una experiencia mágica, la vida y el arte aunados en el proyecto de mi vida”, asegura como resumen de su última película.

En Berlín obtuvo el Oso de plata al mejor director y los tambores del Oscar resuenan a su alrededor. Se trata de la búsqueda del tiempo perdido de Linklater, su deseo de capturar la esencia de la niñez o el “épico cotidiano” de crecer, de hacerse mayor, a través de Mason, que en la pantalla pasa de los 6 a los 18 años. Su primer día de colegio, el divorcio de sus padres, los respectivos amantes de sus vástagos, su primer amor. Todo esto visto a través de unos ojos que son siempre los mismos porque durante los 12 años de rodaje Linklater contó con los mismos actores. “No pude imaginarlo de otra forma”, explica. “Proust nunca tuvo ese problema. Los realizadores, sí. Quería contar una gran historia sin contratar a diferentes actores para marcar el paso del tiempo. Quería un solo actor. Y la única forma fue filmar Boyhood poco a poco, dejando que sus protagonistas envejecieran como sus personajes”.

A los actores les gustó la idea. A los productores, no tanto. Hawke, su continuo Sancho Panza, se apuntó sin dudarlo. Lo mismo que Patricia Arquette. El pacto fue juntarse en Texas una semana una vez al año y rodar un nuevo capítulo en la vida de Mason. “En total, 39 días de rodaje en una producción de 4.200 días de julio de 2002 a octubre de 2013. La producción más larga de la historia”, se ríe de su propia locura. El dinero, 3,9 millones de euros, lo consiguió autofinanciando el proyecto con lo que sería su sueldo. Linklater es dueño de su película, algo bastante inaudito en Hollywood, pero así ha podido elegir cómo y cuándo se estrena. Lo que más me importa es cómo contar lo que quiero compartir”.

Faltaba la pieza clave, el niño en el centro de este estudio del tiempo. Quería un profesional no resabiado y lo halló en Ellar Coltrane. “Le dije: ‘Me seguirás viendo dentro de 12 años cuando seas un actor buscando trabajo y yo siga intentando hacer la misma película”, recuerda. No le quedó claro si el niño entendió su broma. “Admiro de Ellar que 12 años más tarde siga siendo el mismo chaval que conocí cuando tenía seis. Alguien etéreo, misterioso, junto al que descubrimos lo que significa el paso del tiempo”.

Cinematográficamente hablando, la idea no es nueva. Como recuerda Linklater, nada lo es. Hace poco el estadounidense descubrió que Stanley Kubrick pensó en hacer su Napoleón filmando a Al Pacino a lo largo de 12 años. “Con lo control freak que era Kubrick no sé cómo habría funcionado”, reflexiona. La edad, la paternidad, los recuerdos de su propia niñez… esas fueron las claves que llevaron a Linklater a rodar Boyhood. También su deseo de acompañar a un niño hasta el momento en el que deja de serlo y se independiza emocionalmente. Y deseaba narrarlo sin artificios. “Quise que la película reflejara la forma en la que pasamos por la vida, sin saber qué es lo que nos espera. Todo lo opuesto a un rodaje habitual donde los directores quieren tenerlo todo bajo control, donde amañan la realidad para que encaje en su narración”. La película ilustra que nunca sabemos lo que nos espera”.

No quiere decir con ello que la película estuviera a merced de la improvisación: Linklater aclara que desde el primer día supo cuál sería el último plano de la película. Solo dejó espacio en el diálogo para añadir detalles de la actualidad, de la cultura, del joven que se perfilaba en el niño. “Incorporamos detalles personales aunque nunca rodé esperando que pasara algo delante de las cámaras. Lo que más me importa del cine es la narrativa, cómo contar las historias que quiero compartir. Y no expresaría lo que tengo en mi mente si el filme fuera una improvisación”, defiende enfadado. Linklater quiere separarse así de los documentales de Michael Apted The Up Series con los que se le compara. Tampoco ve similitudes con la serie de películas de Antoine Doinel que propició François Truffaut y sus 400 golpes. “Eso fueron cuatro películas a lo largo de 20 años. Son una gran inspiración pero no tienen nada que ver a Boyhood. Se acercan más a Antes del amanecer, Antes del atardecer y Antes del anochecer”, concede. Dado lo difícil que es el momento del adiós, ¿hay algún plan para continuar con el experimento en la mente de Linklater? “No, pero si lo hubiera quizá podría algún día conocer a una chica en un tren en algún punto de Europa. Y hacer así la metapelícula, ¿no?”, bromea el director. Y con esa carambola resume toda su carrera de cineasta indie.

La primera película sonora de la historia

El 4 de febrero de 1927 se estrenó en Estados Unidos El cantor de jazz (The Jazz Singer), considerada por muchos la primera película sonora de la historia, y producida por Warner Bros Pictures. El film, que alternaba la voz y las canciones de su protagonista, Al Jolson, con subtítulos, adapta una obra de Broadway sobre una familia judía con tradición rabínica, donde un componente del clan decide convertirse en cantante de jazz. Fue dirigida por Alan Crosland y recaudó un total de 2.625 millones dólares. En la película se usó el sistema de grabación de sonido sincronizado Vitaphone, que Warner desarrolló con la colaboración de la compañía Western Electric.

La primera película sonora de la historia

Paralelamente se comenzó a desarrollar un sistema sonoro diferente denominado Movietone que, a diferencia del Vitaphone, contenía el sonido grabado ópticamente en la misma película. Con ligeras variantes y mejoras técnicas, es el sistema que se utiliza hoy. El primer film completamente hablado usando sistema Movietone fue Luces de Nueva York (1928).
Primer film sonoro. La Warner Bros. Pictures, que por entonces pasaba problemas financieros, fue el primer estudio en sacar un filme sonoro, que alternaba la voz y canciones de Al Jolson con subtítulos. Por supuesto, e independientemente de la calidad artística del filme, se convirtió en un gran éxito de taquilla.

¿Crees en las maldiciones? Aquí tienes ejemplos de cine

El exorcista (1973)

Una de las películas de terror más populares de la historia tiene una gran lista de horrores consigo. La consecuencia más dramática de la supuesta maldición fue la cadena de fallecimientos que se produjeron entre el equipo técnico y artístico del filme.Según las versiones, entre cuatro y nueve personas perecieron durante el rodaje. Dos de ellos fueron actores: Jack MacGowran y Vasiliki Maliaros.

Además de esto, varios decorados se incendiaron y algunos testimonios afirman que Linda Blair (la niña poseída) pronosticó la muerte de un miembro del equipo técnico en una línea de diálogo.

La trilogía de Poltergeist (1982-86-88)

Es quizá el caso más conocido de una película maldita. El “maleficio” que acompañó al primer filme de la saga se extendió a toda la trilogía. Según se cuenta, la mala suerte arrancó después de que se utilizaron restos humanos verdaderos para algunas de las escenas de la primera parte.Así, entre el primer y el tercer filme, cuatro miembros del reparto murieron. Dominique Dunne, que interpretaba a la hermana mayor de Dana, fue asesinada por su novio a la edad de 22 años. Julian Beck, que interpretaba a Kane en la segunda parte, murió de cáncer de estómago a los 60 años. Will Sampson, el médico indio del segundo filme, falleció por culpa de problemas post-operatorios a los 53 años. Y Heather O’Rourke murió de choque séptico a los 12 años.

El Cuervo (1994)

Muere el actor Brandon Lee (hijo de Bruce Lee). Perdió la vida durante el rodaje tras ser tiroteado en una escena. En lugar de recibir una bala de salva, una bala real perforó su cuerpo y lo mató al instante.Los encargados de la cinta pensaron en abandonar el proyecto, pero finalmente siguieron adelante utilizando un doble, escenas oscuras y retoques por computadora. La película se presentó como un homenaje a Lee y al final colocaron una dedicatoria: “para Brandon y Elisa”.

Juego con la muerte (1978)

Bruce Lee sigue siendo hasta el día de hoy el ícono de las artes marciales en el cine. Y es quizás su misteriosa muerte la que ha seguido alimentando y haciendo crecer el mito.Mientras filmaba El Juego con la muerte, supuestamente el actor chino sufría de un dolor de cabeza y una amiga le dio un analgésico. Se tendió sobre la cama y nunca más despertó, llevándose consigo las verdaderas razones de su muerte, que algunos atribuyen a un aneurisma o a una reacción alérgica. Así, la cinta fue terminada de rodar con imágenes de archivo y algunos dobles.

Esta película fue arreglada en 1978 y uno de sus actores, Gig Young, fue encontrado muerto junto a su esposa en su domicilio, poco meses después. El informe policial decía que Young mató a su mujer y luego se disparo a si mismo.

Rebelde sin Causa (1955)

La mítica película protagonizada por James Dean dejó su propio legado de tragedias. Tres de los protagonistas de la película murieron en extrañas circunstancias antes de cumplir los cuarenta años.Para empezar, poco después del rodaje, Dean perdió la vida en un accidente de auto horas después de ser multado por exceso de velocidad. Luego, Natalie Wood falleció ahogada bajo extrañas circunstancias (la muerte fue considerada oficialmente un accidente, pero varias teorías apuntan al asesinato o al suicidio).

Además, el también integrante del reparto, Sal Mineo, murió apuñalado por un ladrón a la salida de su apartamento en Hollywood. Por último, Mick Adams, que interpretaba a Chick en la película, falleció a los 37 años víctima de una sobredosis.

XXX (2002)

Harry L. O’Connor, el doble de riesgo de Vin Diesel, estaba filmando una peligrosa escena sobre un puente y se estrelló sobre el mismo a gran velocidad, perdiendo la vida casi instantáneamente.El director de la película Rob Cohen decidió introducir toda la secuencia hasta los momentos finales donde el doble muere. O’Connor había realizado antes una toma que había salido bien, pero el propio intérprete no quedó conforme y pidió repetirla.

Apocalypse Now (1979)

Muchos echan la culpa del desastre al director Francis Ford Coppola, que decidió irse a rodar a Filipinas durante la época de los monzones (vientos estacionales), lo que provocó la destrucción de varios decorados.Por su parte, Marlon Brando apareció con un rotundo caso de sobrepeso y se negaba a aprenderse sus diálogos. Además, Martin Sheen, que bordeaba el alcoholismo por aquella época, sufrió un infarto, y su recuperación paralizó la producción por varias semanas.

El rodaje de la película se detuvo en varias ocasiones, debido a que Coppola no encontraba el final idóneo. Se comenta que el director –quien además perdió 45 durante los meses de rodaje- estuvo a punto de suicidarse en varias ocasiones.

El Conquistador de Mongolia (1956)

De las 220 personas que trabajaron en esta película, 91 contrajeron cáncer a principios de los 80 y 46 murieron por esta causa, incluyendo las estrellas John Wayne, Susan Hayward, Agnes Moorehead, y director Dick Powell.Los expertos dicen que bajo circunstancias ordinarias solamente 30 personas podrían haber desarrollado la enfermedad. ¿La causa? Nadie puede decirla, pero muchos lo atribuyen al polvo radiactivo que emitían las pruebas de la bomba atómica en Nevada.

La Dimensión Desconocida (1983)

Fallece el actor Vic Morrow y los pequeños intérpretes Myca Dinh Le y Renee Shin-Yi Chen de siete y seis años de edad, respectivamente.Durante la filmación de una secuencia, Morrow y los niños fueron víctimas de un accidente con un helicóptero que se utilizaba en la escena.

La nave volaba a una altitud de sólo ocho metros y las explosiones de pirotecnia utilizada afectaron la cola de la máquina que se salió de control y se estrelló, decapitando a Morrow y Le, mientras Chen murió aplastada. Los que se encontraban en el interior del helicóptero sobrevivieron.

Top Gun (1986)

El piloto acróbata Art Scholl, de 53 años, fue contratado para realizar una de las principales escenas de la película.Él debía realizar una acrobacia bastante complicada llamada “flat spin”. Todo iba bien hasta que ocurrió un problema que el mismo piloto reportó segundos antes de caer en el Océano Pacífico, en la costa de California, el 16 de septiembre de 1985. Ni el cuerpo de Scholl ni el avión fueron recuperados.